Pasos para cuidar la hidratación de la piel

La piel es la capa externa del cuerpo y, por tanto, la que está más en contacto y expuesta a los agentes exteriores. Es, por ello, imprescindible seguir unos consejos de hidratación básicos para protegerla y evitar muestras de sequedad, aspereza, grasa y falta de esplendor.

1. La limpieza, ya sea facial o corporal, es la pieza clave en su cuidado. Las impurezas, la contaminación, el frío y la exposición solar son algunas de las grandes amenazas para la piel. Es imprescindible limpiar la piel recién levantados y, por la noche, antes de irse a dormir.

2. La piel facial es la que más sufre y, por ello, deben extremarse sus cuidados. Hay que desmaquillar siempre la cara: con algodón, con cremas o aceites especiales, retirando la suciedad con masajes circulares sin frotar para evitar resecar el cutis.

3. La hidratación de la piel comienza por la hidratación de todo el organismo. Por eso, se deben tomar 2 litros de líquidos al día –entre agua, infusiones, tés, zumos naturales…-. Este sencillo consejo oxigena y depura la piel.

4. La alimentación influye en el aspecto de la dermis. Las grasas, los azúcares, el alcohol y hábitos como el tabaco quitan vida a la piel. En cambio, las frutas y las verduras aportan las vitaminas necesarias.

5. Se deben usar cremas hidratantes específicas para cada momento del día -para el día y para la noche, si se va a combinar con maquillaje o no…- y para cada tipo de piel -grasa, seca, brillante, clara, morena…-. Para acertar en la elección se debe acudir a un especialista que analice cada caso y recomiende la crema más adecuada.

6. Han de aplicarse los productos en sentido de los más ligeros a los más densos y en la cantidad recomendada –el exceso es contraproducente-.

Sin duda, la piel demanda delicados cuidados para mantenerla sana e hidratada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *