Las claves de la dieta equilibrada

Las claves de la dieta equilibrada

Llevar una vida sana no tiene por qué ser complicado de lograr. Basta seguir una serie de consejos básicos en el campo de la nutrición y, sobre todo, ser constante.

¿Qué comer?

Llevar una vida saludable implica seguir una dieta equilibrada, de la que se puede decir mucho pero que tiene unos puntos básicos:

– El eje principal de las comidas deben ser las frutas y las verduras. Dos o tres piezas de fruta diarias y, como mínimo, una de verdura, son imprescindibles para llevar una vida saludable. En cuanto a las verduras mejor si son crudas para conservar la fibra.

– Legumbres un par de veces por semana, cocinadas sin grasas. Suponen un aporte extra de proteínas y fibra.

– Reducir la ingesta de carbohidratos (pasta, arroz, pan, etc.) en relación con las verduras.

– Los beneficios del agua para el conjunto del organismo la convierten en un imprescindible. Se recomiendan dos litros diarios, que pueden combinarse con tés, infusiones, zumos naturales…

 ¿Cómo comer?

– Se debe comer despacio y masticando la comida lo suficiente para facilitar el proceso de digestión. Además, así se consigue comer menor cantidad ya que el estómago lanza una advertencia de que ya está saciado, cosa que no le da tiempo a ocurrir si se come a toda prisa.

– Nunca hay que saltarse una comida. 5 son las ingestas que hay que hacer repartidas a lo largo del día y en la cantidad adecuada.

– No hay que comer como consuelo emocional. Es mejor controlar la ansiedad, tristeza, estrés o aburrimiento por otras vías.

– Planificar las comidas evita recurrir a comidas exprés que son menos saludables.

Otros hábitos complementarios

– Por supuesto, hacer ejercicio diariamente es el complemento no solo necesario sino imprescindible para mejorar los hábitos de vida.

– Abandonar el tabaco, y reducir o eliminar el alcohol en la dieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *